El dinero es inteligente y se mueve hacia donde es más rentable. Los dos mercados principales entre los que fluye el dinero son la renta variable y los bonos de los Estados, por lo que cuando la rentabilidad de uno de ellos sea muy superior a la del otro, el dinero se moverá hacia el mercado que renta más y por lo tanto la liquidez del primero se volverá escasa y caerá contundentemente.

Para que el dinero fluya hacia la bolsa, ésta tiene que ser suficientemente atractiva y conllevar mayor rentabilidad que la que pueda ofrecer la deuda soberana.

Para medir la rentabilidad de la bolsa podemos utilizar la rentabilidad por dividendo media total, y para la rentabilidad de los bonos, la rentabilidad de los bonos EEUU a 10 años.

La Rentabilidad de los bonos a 10 años se puede consultar aquí:

 


La Rentabilidad por dividendo del S&P 500 se puede consultar en la página de barrons.com